tumblr_m4w04iOie61r41umo

Quiropráctica para niños – Atención quiropráctica en la niñez

Quiropráctica para niños

Cuando un paciente nuevo entra al consultorio de un quiropráctico y ve a un bebé o a un niño pequeño, frecuentemente su comentario inicial es: « ¡Yo no sabía que usted atendía a niños! » Sin embargo, si nos detenemos a pensar, nos damos cuenta de que la columna sufre presiones y tensiones des del mismo momento del nacimiento. El propio parto es probablemente el primer shock que recibe la columna vertebral y el sistema nervioso del recién nacido. Imagínese la presión que se ejerce sobre el niño en el momento del parto y la tracción potencial en la cabeza y el cuello del niño, aún en partos fisiológicos normales, sin complicaciones. Quiropráctica para niños

 

Siempre se nos ha advertido que tengamos cuidado cuando tomamos en brazos a un recién nacido. Eso es porque el bebé tiene un cuello muy débil. Sus músculos no se han desarrollado lo suficiente para sostenerle la cabeza erguida. El peso de la cabeza de la criatura es más de lo que los músculos del cuello pueden soportar.

A medida que el niño crece, su desarrollo usual consiste en gatear, caminar, correr y hacer otras actividades.

¿Cuántas veces hemos visto caerse a los niños durante sus correteos infantiles? En realidad muchas de esas caídas ocurren cuando están aprendiendo a caminar. Debido a su elasticidad juvenil, los niños se levantan de nuevo apenas se caen. Pero siempre queda el interrogante: «  ¿Le hizo daño la caída? ».

Quiropráctica para niños
Quiropráctica para niños

La profesión Quiropráctica para niños hace gran hincapié en el equilibrio estructural y atribuye mucha importancia a los problemas potenciales que pueden resultar de esos incidentes infantiles en apariencia inocuos.

Dicha profesión ha sostenido que esos pequeños accidentes son factores que debemos tomar en consideración al atender la salud de nuestros hijos.

La falta de espacio no nos permite discutir los factores químicos, emocionales o ambientales que causan disfunción en el sistema nervioso. Por lo tanto, hemos limitado este artículo únicamente a los desequilibrios estructurales mecánicos que tienen relación con la salud de su niño. Hemos tratado de ilustrar la importancia de mantener el sistema nervioso funcionando correctamente, para que permita al organismo funcionar a su máxima capacidad.

Las tensiones a las que están sujetos los niños pueden fácilmente ser un factor que contribuye a producir distorsiones vertebrales (subluxaciones vertebrales) e irritación a los nervios. A lo largo de ese artículo hemos tratado de demostrar que los alineamientos defectuosos de las vértebras y las irritaciones del sistema nervioso pueden causar muchas dolencias. La evidencia clínica sugiere que las enfermedades comunes en la infancia, tales como catarros, estreñimiento, enuresis (micción involuntaria) y otros malestares pueden mejorarse por medio de manipulaciones de la columna vertebral (ajustes) cuando son de irritaciones neurológicas.

Ciertas anormalidades como la escoliosis funcional (desviación lateral de la columna vertebral), que suelen corregirse con el tratamiento quiropráctico, con demasiada frecuencia se descuidan en la infancia y la persona debe sufrirlas durante el resto de su vida. Si los padres se preocuparan de hacer que a sus hijos se les examine la columna para detectar alineamientos incorrectos (subluxaciones vertebrales), al igual que les hacen revisar los dientes en busca de caries, contribuirían a que gocen de un mejor estado de salud y un mayor bienestar. El cuidado correcto de la columna es esencial para la salud de sus hijos junto con Quiropráctica para niños

FacebookTwitterGoogle+Compartir