descanso

El descanso

Cuando finaliza el calendario escolar y se acercan las fechas de las vacaciones todos pensamos en ¡¡¡«descansar»!!!

Pero ¿qué significa realmente el descanso?

Primero, es una actitud. Todos tenemos la capacidad de elegir cuándo y cómo queremos descansar.

Segundo, podemos descansar el cuerpo y/o la mente.

Durante el verano, con la subida de la temperatura, el cuerpo pide por sí mismo un descanso corporal pues el metabolismo se desacelera. Además, el ritmo de vida occidental durante el año laboral, pocas veces favorece el descanso mental, al contrario siempre solicita nuestra atención el trabajo, los medios de comunicación y la gestión de la familia.

¿Cuáles son las estrategias para descansar el cuerpo?

  1. Relajándose estirados en una hamaca, en la sombra debajo de un árbol, o en un rincón de playa.
  2. Pero también, como mayoritariamente pasamos muchas horas sentados, se puede descansar ¡practicando actividad física! Nadar en el mar o en la piscina, senderismo en la montaña en plena naturaleza o caminatas en el campo visitando pueblos desconocidos.
  3. Jugar con los niños o los amigos al beach vóley, baloncesto o hacer bicicleta.
  4. Practicar asanas de yoga cada mañana.
  5. Hacer siesta al mediodía.
  6. Estirarse en la cama escuchando música o leer un buen libro o al lado de un amante…

Pero quizás lo más difícil de todo ¡es el descanso de la mente o poner en silencio la mente!

descanso mental

«El silencio es una fuente de gran fuerza». Lao Tse

 

La mente humana es una pieza maestra de la salud. Sabemos que el cerebro actúa como un filtro emocional vía la zona del hipocampo para crear la consciencia.

Sería una utopía creer que podríamos evitar pensar pues es parte de nuestro instinto humano. Sólo tenemos que aceptar los pensamientos y dejarlos fluir en vez de bloquearnos en ellos. ¡Eso sería el verdadero descanso mental! y se puede practicar gracias a la meditación.

Hay mucha confusión sobre la meditación y existen muchas maneras de meditar pero el hilo común a todas seria el dejarse ir o soltarse.

Se puede practicar en cualquier momento y sitio, sentados, de pie o estirados, focalizando en la paz mental.

¿Cómo la quiropráctica te puede ayudar a conseguir un mejor descanso?

Cuando hablamos de ajustes quiroprácticos, hablamos de estímulos en los mecano receptores de las articulaciones vertebrales para restablecer el sistema de intercambio de información entre el sistema nervioso central y el resto del cuerpo.

Sabemos que en el ritmo de vida en las sociedades occidentales hay factores que perjudican al cerebro para entrar en las fases de ondas de descanso físico y mental (ondas alpha, theta y delta). Se trata de factores de diversa índole como debilidad del suelo pélvico debido al exceso de sedentarismo, nutrición inadecuada o el exceso de ondas nocivas recibidas.

A través de los ajustes quiroprácticos ayudamos al cerebro a bajar a las ondas alpha de descanso y de paz.

En conclusión, un buen descanso debería permitir al cuerpo y a la mente buscar la paz interior a través del descanso físico, la meditación y el sueño reparador.

El ajuste quiropráctico sería otra premisa para el descanso profundo.

FacebookTwitterGoogle+Compartir