Da más vida a tus años y más años a tu vida

La meta principal de la quiropráctica es promover neuroplasticidad del sistema nervioso y por consecuencia optimizar el estado de salud.

La tercera edad no tiene que ser sinónimo de dolores y malestar.

Después de un examen del caso particular de cada persona se puede hacer un plan adecuado de ajustes quiroprácticos para una mejor calidad de vida y eso independiente de la edad.descarga

¿Cuáles son los principales problemas de las personas mayores?

  1. Desgaste articular
  2. Osteoporosis
  3. Problemas de tensión arterial
  4. Alteraciones de la memoria& coordinación
  5. Diabetes
  6. Sueño

Sabiendo que el sistema nervioso orquestra las funciones de los demás sistemas podemos entender la importancia de cuidar nuestra columna vertebral (y cráneo) que protege la eje principal& vital de nuestro cuerpo que es el sistema nervioso central (cerebro, médula espinal, y nervios espinales).

Si existen unas subluxaciones vertebrales (interferencias nerviosas) que impiden el flujo nervioso de va y viene entre el cerebro y el cuerpo, al igual que unas frecuencias de estaciones de radio mal ajustadas el sonido saldrá «  borroso » o alterado.

El desgaste de los tejidos es natural con el tiempo pero no obstante, se puede reducir gracias a una buena higiene de vida y ajustes quiroprácticos que estimulan los mecanoreceptores de las articulaciones vertebrales. Esos receptores son ultrasensibles y promueven mucha neuroplasticidad.

Las técnicas de ajustes quiroprácticos están SIEMPRE adaptados a cada caso.

Y las personas mayores reciben un cuidado quiropráctico muy suave con poca fuerza mecánica pero con mucha velocidad de ajuste (técnicas tonales/ Método Activador / sacro-occipital technic/ network spinal analysis…)

Además de los ajustes quiroprácticos siempre se recomendaran unos ejercicios específicos, consejos nutricionales y suporte emocional.

El objetivo del cuidado quiropráctico es:

  • Más movilidad y flexibilidad
  • Mejor equilibrio y coordinación
  • Menos caídas
  • Menor degeneración articular
  • Menos hospitalizaciones, menos tiempo en residencias
  • Menor ingesta de medicamentos
  • Mejor calidad de vida

 

Share
Share