La quiropráctica y el deporte

” El movimiento es vida”

A menudo pensamos en el deporte como una forma de potenciar  nuestra salud, así como una vía para disminuir nuestro nivel de estrés. Sin embargo, la práctica habitual y rigurosa de cualquier ejercicio físico, sea de forma profesional o como aficionado, demanda mucho a nuestro cuerpo y a nuestra mente. El cuidado quiropráctico, permite un funcionamiento fluido y sin interferencias de nuestro sistema nervioso, reduciéndose el estrés y la tensión emocional. También se aumenta la capacidad de concentración.

El sistema nervioso controla y coordina todos los órganos y estructuras del cuerpo humano.

El desalineamiento de las vertebras puede causar irritación en el sistema nervioso y afectar diversas estructura, órganos y funciones, como se muestra en la imagen.

anatomy-world-002-300x300

Mejor rendimiento físico

Al  liberar el cuerpo de patrones de tensión acumulados y repetitivos, logramos una mayor potencia muscular y un mejor rendimiento total. A la vez, facilitamos un mejor reposo y, en consecuencia, evitamos la acumulación de fatiga y reducimos el cansancio propio de la práctica física.

Cómo funciona

Mediante sencillos, seguros y eficaces ajustes manuales en la columna, el cráneo y el sacro, se liberan las subluxaciones, permitiendo que la información fluya correctamente a través del sistema nervioso. De esta manera, el cuerpo recupera su capacidad de adaptación, su flexibilidad, su salud y su bienestar.

Al incorporar la quiropráctica a nuestro plan de cuidado y entrenamiento físico habitual, ganamos una herramienta que nos permite corregir esos pocos efectos secundarios adversos que puede conllevar la práctica deportiva. Mejorando la capacidad de adaptación de nuestro cuerpo a su entorno no sólo aumentamos nuestra flexibilidad y disminuimos las posibilidades de lesionarnos sino que, además, permitimos al cuerpo recuperarse mejor de antiguas dolencias o lesiones.

m-jordan

Por estos motivos, algunos de los atletas de mayor éxito profesional han decidido incorporar la quiropráctica a su plan de entrenamiento y cuidado de salud. El golfista Tiger Woods, la leyenda del baloncesto Michael Jordan, y otros deportistas igualmente reconocidos como Andy Murray o Usain Bolt, son algunos de los muchos que han sabido aprovechar las ventajas de ésta profesión. También en el deporte colectivo hay casos bien conocidos como la incorporación, algunos años atrás, del doctor  en quiropráctica  J.P Meerseman quien fue director médico del club deportivo AC Milan.

Share
Share