Inflamación crónica y el nervio vago.

¿Cómo disminuye la inflamación crónica con la adecuada estimulación del nervio vago?

Fuente: Christopher Bergland (Record mundial de triatlon)

Sabemos que las respuestas inflamatorias juegan un papel fundamental en el desarrollo y persistencia de muchas enfermedades y pueden conducir a dolores crónicos debilitantes.

En la mayoría de los casos la inflamación es la respuesta natural del cuerpo a un tipo de estrés. Pero si se disminuyen las ocasiones de estrés que provocan la reacción de “lucha o huida” del sistema nervioso y, por tanto menos huella biológica de los estímulos estresantes,  se consigue reducir la inflamación.

De manera habitual se recetan antiinflamatorios para combatir la inflamación pero las evidencias de que la estimulación del nervio vago y la mejora del “tono vagal” funcionan igualmente van en aumento. Un “tono vagal” sano y adecuado se puede conseguir a través de ciertas terapias holísticas como la meditación, el yoga, la acupuntura o la quiropráctica entre otros.

¿Qué es el nervio vago?

Es el nervio craneal X, del latín vagus o vagabond, que se origina en el tronco cerebral y que tiene muchas ramificaciones de fibras nerviosas en la cavidad torácica y abdominal, con fibras sensorio motores en el corazón, la laringe, la faringe hasta el intestino.

En 1921, un fisiólogo alemán Otto Loewi descubrió que estimulando el nervio vago se podía reducir la frecuencia cardiaca provocando la secreción de una sustancia que él llamó sustancia vagal (“vagusstoff “en alemán). Más adelante, esta sustancia se identifico como acetilcolina y fue el primer neurotransmisor identificado por los científicos. Este neurotransmisor es como un “tranquilizante”, y se puede secretar ¡sólo tomando una inhalación profunda! Activando simplemente el reflejo del nervio vago conscientemente puede producir una sensación de calma interior y disminuir la inflamación. El nervio vago es un componente imprescindible del sistema nervioso parasimpático que regula las respuestas de “reposo y digestión”. En contrapartida, para mantener la homeostasis existe el sistema simpático que regula la respuesta del “lucha o huida”.

Un tono vagal saludable y unas emociones positivas se retroalimentan mutuamente.  

Una inhalación diafragmática profunda seguida de una larga exhalación es una llave para estimular el nervio vago y ralentizar las pulsaciones cardiacas y la presión sanguínea.

El índice de un tono alto del nervio vago es relacionado con bienestar físico y psicosocial. Y al revés, un índice bajo es relacionado con inflamación y depresión (investigación del 2010, Barbara Frederikson y Bethany Kok of The University of North Carolina at Chapel Hill published in Psychological Science, “Cómo las emociones positivas construyen la salud psíquica”)

¿Cómo el cuidado quiropráctico puede promocionar el tono vagal?

Mirando la anatomía del nervio vago vemos que su trayecto se hace a través del puente medular y de la primera vertebra (el atlas) donde existen sus ramificaciones hacia el sistema autónoma. Así podemos entender rápidamente que un problema de subluxación vertebral al nivel occipitoatlantoaxial de la columna vertebral puede perjudicar la función normal sensor motora del nervio vago provocando un tipo de compresión y sus consecuencias fisiológicas.

Para ajustar este segmento del atlas se puede utilizar varias técnicas quiroprácticas como el ajuste biomecánico de mucha amplitud. También el Toggle Recoil desarrollado por B.J Palmer de alta velocidad y poca fuerza o, técnicas más energéticas como Network Spinal  Analysis de poca amplitud y promocionando oscilaciones mecánicas y electromagnéticas.

Todas tienen el mismo objetivo que es de estimular el tono vagal para reducir el proceso de inflamación vía la inhibición de producción de citokinas (el reflejo inflamatorio).

Resumiendo, la llave del bienestar seria de reducir este reflejo inflamatorio a través de la estimulación mecánica del tono vagal y disminuyendo los factores exteriores de inflamación (físico, químico, emocional, psicosocial y electromagnético).

Share
Share