Deporte y Quiropráctica. ‘Peak performance’ o alto rendimiento deportivo.

Ya sea en el mundo del deporte de élite o en la vida cotidiana hay unos consejos de estilo de vida muy valiosos para conseguir el éxito.

Con el cuidado quiropráctico holístico e integral se consigue:

  • Aumentar el potencial y rendimiento
  • Aumentar la fuerza innata y prevenir los esguinces
  • Aumentar la movilidad y la flexibilidad.

¿En qué consiste?

  1. Estudio de la personalidad con una anamnesis detallada desde la vida prenatal (traumas, determinar el neurotransmisor predominante, etc.)
  2. Estudio de la postura (posición lateral, frontal y posterior)
  3. Estudio neurológico funcional y kinesiológico para conocer el patrón, el hemisferio cerebral dominante y poder trabajar en la dirección adecuada.
  4. Estudiar, según el deporte, cuales son las funciones a optimizar con los ajustes, la nutrición, la actitud mental-emocional y el electromagnetismo.
  5. Evaluar el nivel de fitness, de concentración, foco mental y modos de adaptaciones a los nuevos retos.
  6. Preparar al atleta para un mayor rendimiento con optimización de su sistema neuromuscular, recomendaciones nutricionales y coaching mental con ejercicios de somato respiración y visualizaciones.

Trío de salud:

– Estructura: cráneo, pelvis, columna vertebral, ATM, extremidades, vísceras, tejidos blandos.

– Bioquímica

– Mental & emocional

El cuerpo siempre busca la homeostasis o estado de equilibrio (temperatura, presión arterial…) ajustándose a las variaciones del medio ambiente.

Según M. Jordan, deportista de alto nivel y paciente quiropráctico, ¡la casualidad no existe! Sus 10 puntos de éxito son:

  1. Trabajar duro
  2. Encender el fuego interior
  3. Ser diferente
  4. No tener miedo a fallar para llegar al éxito
  5. Tener expectativas altas
  6. Ser positivo
  7. Enfocar con el talento que la vida te ha regalado
  8. Tener una visión
  9. Parar de tener excusas
  10. Practicar tu talento