¡¡Por muchos años de Quiropráctica!!

Durante este mes de septiembre, concretamente el día 18, la quiropráctica cumplirá ¡¡125 años!! Más de un siglo en el que ciencia, filosofía y arte definen nuestra profesión.

Su fundador, el Sr. D.D. Palmer, fue un curandero de finales del S. XIX, de carácter tenaz y curioso. Descubrió, con el portero de su edificio, que sufría de sordera hacia 17 años a consecuencia de una caída que, después de ajustar su columna, el Sr. Harvey Lillard ¡recupero la audición! D.D. Palmer, un aficionado a la anatomía y la fisiología y que, en aquel momento se formaba con el Dr. Andrew Still (padre de la osteopatía), tras tan sorprendente episodio continuó investigando hasta estipular la íntima relación entre la estructura de la columna vertebral y la función del sistema nervioso.
En cambio, el objetivo del Dr. Still era trabajar sobre las vértebras para controlar el riego sanguíneo de todo el cuerpo. El estipulaba que la salud pertenecía al reino de las arterias. De esta forma fue como estas dos profesiones, parecidas al principio, se desarrollaron y tomaron vías diferentes. Cada una con su especificidad, pero ambas siguiendo una filosofía holística de salud.


Más tarde, el hijo de D.D. Palmer, B.J. Palmer fue el impulsor de la profesión al crear la primera escuela quiropráctica junto con su esposa Mabel Palmer (Palmer College of Chiropractic en Davenport, Iowa, E.E.U.U.). Sin el trabajo de B.J. hoy en día la quiropráctica no sería la tercera profesión sanitaria en el mundo, después de la medicina y la odontología.
¿Por qué la quiropráctica se define como una ciencia, una filosofía y un arte?
1. Una ciencia
Desde siempre se desarrollaron investigaciones científicas sobre la relación íntima entre la estructura vertebral-craneal y la función del sistema nervioso que anatómicamente se sitúa dentro de ambas estructuras y todas las afecciones relacionadas.
2. Una filosofía
Por su planteamiento y modelo holístico de la salud. Es decir que el cuerpo no es solo la suma de partes sino una entidad única regida por leyes universales.
– “Para que haya vida, se necesitan tres elementos: inteligencia, fuerza/energía y materia”.
– “Life is the expression of tone”, D.D. Palmer
3. Un arte
El acto de ajustar la columna vertebral (manipulación específica), requiere mucha práctica, dedicación y concentración en función de cada caso. Efectivamente cada persona es única según su edad y su historial clínico. Entonces en quiropráctica contamos de muchas técnicas, ya sean biomecánicas, tonales o energéticas, que se adaptan a cada perfil. El arte del quiropráctico es saber cuándo y cómo ajustar las estructuras vertebrales y craneales.
Para ser quiropráctico es necesario estudiar en un centro acreditado entre 5 y 6 años a tiempo completo, conteniendo aproximadamente 5.500 horas lectivas incluyendo, al igual que en medicina, un año de práctica de anatomía con disección humana y un año de internado con pacientes externos.
Hoy en día la quiropráctica es reconocida legalmente en muchos países como parte de las profesiones sanitarias. En Canadá, Estados Unidos, Australia, Reino Unido, Japón, Kenia, Noruega, Israel, Filipinas, Francia y Portugal por citar algunos.
Los organismos europeos oficiales son la ECU (European Chiropractic Union), ECCE (Council of Chiropractic Education). En España, la Asociación Española de Quiropráctica sigue trabajando para conseguir el reconocimiento oficial legal. Así mismo, desde hace años ya se puede estudiar en el Real Centro Universitario María Cristina de el Escorial y en el Barcelona College of Chiropractic.
En el Centro Quiropráctico Allard estamos muy orgullosos de pertenecer a esta profesión maravillosa al servicio de la salud y al desarrollo de un mundo mejor lleno de paz y amor.
La quiropráctica es segura, eficaz y natural a partir de ¡0 años hasta 150!