La rectificación de la lordosis cervical o la postura de la cabeza adelantada

Anatómicamente, la cabeza debe situarse directamente encima del cuello y los hombros, como se encuentra sobre un tee de golf la pelota. Pero el peso de la cabeza es más parecido a una bola de jugar a los bolos que al de una pelota de golf, por lo que una postura hacia adelante, fuera de la alineación, carga una tensión excesiva en el cuello, en los músculos de la espalda y los nervios de la base del cráneo.

“Por cada 2,5 cm de adelantamiento de la cabeza, se incrementa el peso sobre los discos de unos 5 kg adicionales”. Dr. Kapandji.

Actualmente vemos que el adelantamiento de la cabeza es cada vez más frecuente, potenciado por las posturas repetitivas delante de los smartphones, ordenadores. Y también debido a la falta de tono muscular debido a una vida demasiada sedentaria. Se estima que esta condición afecta ahora aproximadamente entre 66% y 90% de la población.

¿Cuáles son los indicadores de una rectificación cervical?

  • Pérdida de la lordosis anatómica observada en las radiografías.
  • Actitud cifótica
  • Tensión muscular
  • Estado de degeneración articular vertebral con la posibilidad de compresión de los nervios espinales.

Al nivel quiropráctico se palpan subluxaciones vertebrales importantes al nivel de las cervicales medias entre C4 hasta C6.

¿Cuáles son las consecuencias fisiológicas?

  • Problemas de tensión arterial
  • Problemas de capacidad pulmonar
  • Cefaleas y migrañas
  • Dolores cervicales y dorsales
  • Vértigos
  • Acúfenos….

En el centro quiropráctico Allard consideramos imprescindible detectar y corregir lo antes posible problemas de rectificación cervical para evitar males mayores. Los ajustes quiroprácticos que devuelven la movilidad articular y la buena transmisión eléctrica a través de los nervios espinales adyacentes a la columna vertebral cervical, sin olvidar unas recomendaciones posturales para mejorar esta condición.