fbpx

¿Por qué debo seguir un cuidado quiropráctico cuando estoy embarazada?

Fuente: Ars Quiropráctica

El embarazo siempre viene acompañado de 3 tipos de cambios: hormonales, emocionales y físicos. La quiropráctica imprime su foco en el cambio físico, el cual provocará, a su vez, efectos positivos a nivel emocional y hormonal.

¿Qué ocurre a nivel postural cuando estoy embarazada?

1. La zona abdominal aumenta de tamaño, provocando que la pelvis se incline hacia delante

2. El cuerpo, de forma natural, intenta compensar esta inclinación aumentando la curvatura lumbar (la comúnmente llamada “lordosis lumbar”)

3. Esta compensación genera una nueva compensación del eje gravitacional. Esta vez la compensación se da a nivel cervical: frecuentemente, se pierde la curva cervical y la cabeza se adelanta

4. Esta última compensación suele ir acompañada por tensión dorsal y hombros ya que la musculatura de la zona debe soportar el peso de la cabeza que antes soportaba la columna vertebral

Este “efecto dominó” es el culpable de generar una sintomatología muy concreta en la gran mayoría de embarazadas.

Es por ello que comenzar el embarazo con una columna libre de subluxaciones (bloqueos vertebrales) es fundamental para evitar al máximo los síntomas que generan los cambios posturales al poner más carga en las distintas partes de la columna.

Si sigo un cuidado quiropráctico, ¿qué BENEFICIOS me puede aportar?

1. Mejora la POSICIÓN del bebé

2. Reduce el TIEMPO del parto

3. Evita problemas de CIÁTICA

4. Alivia el DOLOR de espalda

5. Disminuye el uso de MEDICAMENTOS

6. Mejora la calidad del SUEÑO

7. Aumenta tus DEFENSAS

8. Mejora tu CALIDAD DE VIDA

Seguir un cuidado quiropráctico siempre está recomendado para tener una calidad de vida al máximo de tu capacidad, pero se recomienda aún más en aquellos momentos donde se experimentan grandes cambios en cortos periodos de tiempo, como ocurre con un embarazo