El cuidado quiropráctico en el embarazo debe ser parte esencial del cuidado prenatal

La quiropráctica ayuda a vivir el embarazo y el postparto como una experiencia maravillosa y permite que el cuerpo funcione lo mejor posible a todos los niveles gracias a un sistema nervioso sano.

Nos permite, además, prescindir de medicamentos que tienen efectos secundarios en la madre y también al feto a través de la placenta.

mujer embarazada y quiropráctica

Disfruta del embarazo gracias a una columna vertebral sana

Durante el embarazo el cuerpo experimenta grandes cambios físicos y químicos. El peso incrementa –con los consecuentes cambios de gravedad y equilibrio- y la columna se vuelve más flexible por la relaxina (una hormona cuyo papel es relajar los ligamentos pélvicos para prepararlos para el parto). Esto puede provocar que se formen más subluxaciones que debiliten el sistema nervioso, aumentando el malestar de la mujer.

Además, a partir del tercer mes de embarazo la expansión del útero debilita los músculos abdominales, alterando la postura y generando tensiones y dolor de espalda.

Los quiroprácticos ayudamos a un desarrollo llevadero de estos cambios:

  • Reduce las náuseas y molestias gastrointestinales
  • Disminuye los mareos y dolores de cabeza
  • Aligera la pesadez de piernas
  • Alivia la ciática, pinzamientos y molestias en las inglés

Como quiroprácticos ayudamos a nuestras pacientes embarazadas a vivir mejor esta maravillosa etapa, a prevenir y paliar dolores, y a que prescindan de medicamentos.

quiropráctica con paciente postparto

La quiropráctica ayuda a la recuperación postparto

El post-parto es una nueva y trepidante etapa en que la madre debe encontrarse lo mejor posible para poder disfrutar y ocuparse del recién nacido. La zona pélvica está resentida por el esfuerzo físico del parto, los cambios de hábitos (falta de sueño…) y por las posturas (dar el pecho…). Esto conlleva problemas de espalda, fatiga y tensión que pueden ser aliviados con el cuidado quiropráctico.

Además, un sistema nervioso en funcionamiento óptimo permite al cuerpo realizar su actividad fisiológica de forma natural y efectiva (producción de leche, estabilización de los niveles hormonales…).

 

Share
Share